• La importancia de asegurarnos un envejecimiento saludable
    La importancia de asegurarnos un envejecimiento saludable

    5 months ago

    Asimismo, otros tienen la necesidad de reformular sus servicios de atención a pacientes crónicos de la tercera edad, considerando que para el año 2050 se habrá cuadruplicado el número de ancianos que requerirán asistencia médica para realizar sus actividades diarias. “Los sistemas de salud deben organizarse mejor en torno a las necesidades y las preferencias de las personas mayores, estar concebidos para reforzar la capacidad intrínseca de los ancianos e integrarse en diferentes entornos y personal de atención”, agrega la Organización Mundial de la Salud. 

    La OMS plantea que algunos países deben partir desde cero para establecer sistemas de atención médica para pacientes crónicos.

    La creación de sistemas de atención médica a largo plazo es un factor primordial.  Los sistemas de salud de la mayoría de los países no están bien preparados para hacer frente a las necesidades de los adultos mayores.

    En esa misma línea, la adecuación de los sistemas de salud a las necesidades de los adultos mayores es igual de importante.

    Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud plantea la necesidad de crear entornos adaptados a las personas de la tercera edad, como la realización de un transporte público en que los ancianos puedan trasladarse con comodidad y espacio en caso de que su condición física lo requiera.

    Es por ello que para que los ancianos de nuestra sociedad puedan gozar de un envejecimiento saludable se necesita realizar un cambio de nuestra forma de ver el envejecimiento en los adultos mayores.

    Sin embargo, mantener tales hábitos cuando ya se está en la tercera edad, es igual de importante. “El mantenimiento de la masa muscular mediante entrenamiento y una buena nutrición pueden ayudar a preservar la función cognitiva, retrasar la dependencia y revertir la fragilidad”.

    Según estaca la OMS, el llevar una dieta equilibrada, realizar actividad física periódica y abstenerse de fumar y otros vicios, “contribuye a reducir el riesgo de padecer enfermedades no transmisibles y a mejorar las facultades físicas y mentales”.

    El establecimiento y mantenimiento de hábitos saludables a lo largo de nuestra vida es primordial para tener un envejecimiento saludable.

    Puntos a tener en cuenta para un envejecimiento saludable


    Por otra parte, también influyen algunos factores ambientales. En este aspecto destaca el tipo de vivienda, las instalaciones sociales, el transporte y los dispositivos de asistencia.

    Como factores individuales que podrían influir en una vida saludable de los adultos mayores, destaca principalmente la genética, las enfermedades, los diversos comportamientos a lo largo de la vida y los cambios relacionados con la edad.

    Factores fundamentales para la forma de vivir el envejecimiento


    Además, los principales problemas de salud que afectan a las personas de la tercera edad son las enfermedades no transmisibles. “Con independencia del lugar en que viven, las principales causas de muerte en los ancianos son las cardiopatías, el accidente cerebrovascular y las neumopatías crónicas”.

    Por otra parte, en 2050, el 80% de las personas mayores vivirá en países de ingresos bajos y medianos.

    En primer lugar, se espera que para el año 2020 el número de personas de 60 años o más sea superior al de niños menores de cinco años.

    Un artículo titulado “Envejecimiento y salud”, publicado por la Organización Mundial de la Salud, entrega una serie de cifras y datos a tener en cuenta sobre el envejecimiento.

    Datos relevantes sobre el envejecimiento


    Además, con el envejecimiento aparecen otras afecciones denominadas como “síndromes geriátricos”. Estos suelen presentarse solo en las últimas etapas de la vida y no se enmarcan en dentro de las categorías de morbilidad específicas. Entre ellas, se incluyen la fragilidad, incontinencia urinaria, caídas, estados delirantes y úlceras por presión.

    Entre las enfermedades y afecciones que afectan más comúnmente a los ancianos, la OMS destaca la “pérdida de audición, cataratas y errores de refracción, dolores de espalda y cuello y osteoartritis, neumopatías obstructivas crónicas, diabetes, depresión y demencia”. Es más, a medida que se envejece se ve aumentada la posibilidad de desarrollar múltiples afecciones al mismo tiempo.


    Ahora, los cambios no son lineales. No todos los adultos mayores gozan de una buena salud y logran desenvolverse de forma independiente. Una gran parte es frágil y padece de enfermedades o afecciones asociadas al envejecimiento que los obligan a ser asistidos para actividades cotidianas.

    En ese sentido, es relevante entender que el envejecimiento “lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, un aumento del riesgo de enfermedad, y finalmente a la muerte”.


    Por lo anterior, es de vital importancia asegurar, desde la juventud, el tener un envejecimiento saludable.

    Gracias a este fenómeno aparece la  posibilidad para que los adultos mayores realicen nuevas actividades, de aumentar el conocimiento y de retomar antiguas aficiones. El único aspecto por el que lo anterior podría verse perjudicado es únicamente por un mal envejecimiento y problemas de salud.


    Esta situación entrega a la sociedad una nueva oportunidad, no solo para los adultos mayores, sino también para su entorno y el conjunto social.

    Actualmente, la esperanza de vida se ha visto ampliamente incrementada. Según información publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hoy en día, la mayoría de las personas pueden esperar vivir hasta los setenta años, incluso más.