• Cáncer de próstata: ¿qué es y cómo reaccionar?
    Cáncer de próstata: ¿qué es y cómo reaccionar?

    5 months ago

    Según información de la Sociedad Americana Contra el Cáncer, el cáncer de próstata se origina en la glándula prostática y “comienza cuando las células en la próstata crecen descontroladamente sobrepasando a las células normales, lo cual dificulta que el cuerpo funcione de la manera debida”.

    La organización detalla que este tipo de cáncer afecta solo a los hombres, pues la próstata es una glándula que se encuentra solo en su organismo.

    “Se encuentra justo debajo de la vejiga y delante del recto. El conducto que transporta la orina pasa por la próstata (conocido como la uretra). La próstata produce parte del líquido que ayuda a mantener el semen vivo y saludable, por lo tanto, el cáncer de próstata sólo afecta a los hombres”.


    ¿Cómo se diagnostica?

    Hay una serie de pruebas que podrían realizarse en caso de que el médico sospeche de la existencia de un cáncer de próstata. Las siguientes, las plantea la Sociedad Americana Contra el Cáncer:

    Prueba de PSA en sangre: El PSA (siglas en inglés para antígeno prostático específico) es una sustancia en la sangre producida por la glándula prostática. El cáncer de la próstata puede elevar la cantidad de PSA en sangre. Se realizarán análisis de la sangre para determinar su nivel de PSA y cómo cambia a medida que pasa el tiempo.

    Ecografía transrectal: para esta prueba, una varilla pequeña se coloca dentro del recto para que emita ondas de sonido y capture el eco que rebota desde la glándula prostática. Los ecos son representados en una imagen que se muestra en un monitor.

    Biopsia de la próstata: para una biopsia, el doctor extrae un fragmento pequeño de tejido donde parece estar el cáncer. Este tejido es analizado para saber si contiene células cancerosas. Una biopsia por punción con aguja gruesa es a menudo el método que se emplea para detectar el cáncer de próstata. Pregunte al médico qué tipo de biopsia es el requerido para su caso y cómo se llevará a cabo.

    Biopsia de los ganglios linfáticos: los ganglios linfáticos son pequeñas partes en forma de frijol del sistema inmunológico. Se puede hacer una biopsia de ganglios linfáticos, si el médico cree que el cáncer se propagó desde la próstata hasta los ganglios linfáticos cercanos.

    Tomografía computarizada: algunas veces, este estudio es referido como “CAT scan” o CT, por siglas en inglés; consiste en un tipo de radiografía que capta muchas imágenes del cuerpo. Puede mostrar si el cáncer se ha propagado fuera de la próstata. Estos estudios también pueden realizase para guiar la aguja durante una biopsia.

    Gammagrafía ósea: esta prueba podría hacerse para ver si el cáncer se ha propagado hacia sus huesos. Para hacer esta prueba, se inyecta una pequeña cantidad de material de baja radiactividad en la sangre, la cual se asentará en las áreas de los huesos que estén dañadas en todo el cuerpo. Una cámara especial busca esta radiactividad, generando una imagen de los huesos.

    Imagen por resonancia magnética: en este estudio (MRI, por sus siglas en inglés) se utilizan ondas de radio e imanes muy potentes en lugar de rayos X para producir imágenes detalladas. Las imágenes por resonancia magnética pueden mostrar la glándula prostática, y además mostrar si acaso el cáncer se ha propagado más allá de la próstata.

    Según detalla la Sociedad Americana contra el Cáncer, tras confirmarse el diagnóstico de cáncer de próstata, se realizará una clasificación por grado y tipo de cáncer. Pues así será más fácil saber con qué rapidez el cáncer crece y se propaga.

    “Las células cancerosas se clasifican por grados del 2 al 10, en función de qué tanto se lucen como células normales. Aquellas que lucen muy diferentes de una célula normal son clasificadas con un grado mayor, y son propensas a crecer más rápido. Pida a su médico que le explique el grado de su cáncer. El grado ayuda al médico a decir cuál tratamiento sería el mejor para usted”.


    Etapas del cáncer de próstata

    Luego de ser diagnosticado, se debe determinar la etapa en que se encuentra el cáncer de próstata. Es muy relevante saber cuánto se ha propagado, qué tan rápido crece o si se ha propagado a otras partes en el cuerpo.

    Según explica la Sociedad Americana contra el Cáncer, el cáncer se puede clasificar en etapa 1, 2, 3 o 4. “Mientras menor sea el número, menos se ha propagado el cáncer. Un número mayor, como la etapa 4, significa un cáncer más grave que se ha propagado más allá de la próstata”.

    En ese sentido, detallan que la mayoría de las veces, la etapa no se conoce hasta después de la cirugía.


    Tipos de tratamientos

    Existen diversas formas de tratar el cáncer. Las principales consisten en cirugía, radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia. En muchas ocasiones, es necesario utilizar más de un tipo de tratamiento.

    La Sociedad Americana contra el Cáncer plantea una serie de aspectos que determinarán el tipo de tratamiento adecuado:

    • Su edad.
    • Cualquier otro problema de salud que podría tener.
    • La etapa y el grado del cáncer.
    • Su opinión (y la de su médico) sobre la necesidad de tratar el cáncer.
    • La probabilidad de que el tratamiento sea eficaz para combatir el cáncer o que sea útil de alguna manera.
    • Su sentir sobre los efectos secundarios que podrían surgir con cada tratamiento.

      

    ¿Tratamientos alternativos?

    Normalmente se escucha de otros métodos para tratar el cáncer y sus síntomas. Puede que no siempre sean tratamientos médicos convenciones. Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer estos pueden incluir vitaminas, hierbas y dietas especiales, entre otras cosas.

    Ahora, si bien, se sabe que algunos de estos tratamientos son métodos útiles, muchos de ellos no han sido probados, no son útiles, e incluso, algunos pueden resultar peligrosos.

    Finalmente la organización recomienda que ante cualquier situación e intensión de realizar un tratamiento no convencional, se debe consultar al médico. Asimismo, plantea una serie de preguntas relevantes que el paciente debiera realizarle a su doctor:

    • ¿Qué tratamiento usted considera que sea el mejor para mí?
    • ¿Cuál es el objetivo de este tratamiento? ¿Cree que podría curar el cáncer?
    • ¿El tratamiento incluirá cirugía? De ser así, ¿quién hará la cirugía?
    • ¿Cómo será la experiencia de someterse a cirugía?
    • ¿Necesitaré recibir además otros tipos de tratamiento?
    • ¿Cuál es el objetivo de estos tratamientos?
    • ¿Cuáles efectos secundarios podría experimentar debido a estos tratamientos?
    • ¿Qué puedo hacer si empiezo a tener efectos secundarios?
    • ¿Existe algún estudio clínico que pudiera ser adecuado para mí?
    • ¿Qué opinión tiene sobre las vitaminas o dietas especiales que me han mencionado mis amistades? ¿Cómo sabré si son seguros?
    • ¿Cuán pronto necesito comenzar el tratamiento?
    • ¿Qué debo hacer para prepararme para el tratamiento?
    • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a que el tratamiento sea más eficaz?
    • ¿Cuál es el siguiente paso?